Respuesta: Aparecen mentirosos en la Escritura? Ejemplos y consecuencias.

ASAMBLEA ISRAELITA NAZARENA·VIERNES, 31 DE JULIO DE 2020·TIEMPO DE LECTURA: 6 MINUTOS

La Escritura y los mentirosos

Lo que es malo en sí por su género [intrínsecamente], nunca puede ser bueno y lícito. Porque para que una cosa sea buena lo debe ser en todos sus aspectos. La mentira es mala por su género. La mentira es por sí misma mala y debe evitarse. La verdad, en cambio, es buena y digna de alabanza. Toda mentira es pecado. No admite excepciones. En el caso de las personas que mienten en cosas pequeñas por miedo a males muy grandes, la mentira sigue siendo mala y no podemos justificar ni alabar su acción.

Por ejemplo, el caso de las parteras hebreas que mintieron al Faraón para salvar a los recién nacidos judíos y que fueron bendecidas por el Todopoderoso (cf. Ex 1,21).

—Nota: Las parteras de Egipto no recibieron recompensa por haber mentido, sino por haber reverenciado temerosamente al Todopoderoso, de lo cual se siguió que mintiesen. Esto es lo que claramente indica el texto sagrado: Por haber las parteras temido al Todopoderoso, el prosperó sus casas. Pero su mentira posterior ya no fue meritoria.

Otro ejemplo: Abraham cuando dijo que su esposa era hermana suya (cf. Gn 12,13-19; 20,2-5)

—Podemos considerar lo siguiente:

En el caso de Abraham su esposa era también hermana suya según la terminología oriental (prima). Sus actos tenían un significado profético y figurativo, y la verdad está en el plano profético.

Otro ejemplo: Jacob mintió simulando que era Esaú (Gn 27). Jacob, el cual profeticamente se hace pasar por el primogénito de Isaac (o sea, se hace pasar por Esaú) porque en derecho le correspondía la primogenitura (que Esaú ya le había vendido); esta afirmación nos lleva a recordar la profesia que anuncia que el pueblo menor, el de los gentiles ( israelitas restaurados), había de sustituir en la primogenitura a todo Israel. ( Efraim)

– – → Pregunta: ¿Y no se puede aplicar el principio del mal menor en el caso en que uno tuviera que elegir entre mentir o permitir que otro cometa un homicidio, o para salvar un inocente?

—Respuesta: La mentira no es pecado sólo por el daño que causa al prójimo, sino por el desorden que implica en sí misma. Ahora bien, no se debe usar de un medio ilícito para defender los intereses del prójimo. Así, por ejemplo,no es lícito robar para dar limosna … Por lo tanto, no es lícito mentir para evitar cualquier perjuicio a otro.

Ante todo debemos aclarar que no es lícito mentir por simple capricho o conveniencia egoísta. Puede haber ocasiones en que lo que llamamos mentir no sean realmente mentiras sino decir parte de la verdad o callar la verdad y sí sea lícito y necesario, como en algunos ejemplos que hallamos en la Sagrada Escritura, teniendo en cuenta, la preservación de la vida, la fe en el cumplimiento de una promesa, la legitima defensa, la ley de amor al prójimo y la conveniencia del mal menor.

Mentir es malo en sí; pero dejar que alguien sufra quebranto o incluso una muerte injusta por decir la verdad, sería un mal mucho peor.

Hay ocasiones en que no es prudente ni justo decir lo que se piensa. En estos casos es lícito ocultar la verdad, mas no decir una mentira. El prójimo tiene derecho a que se le hable con la verdad, pero no tiene derecho a que le sea revelado lo que puede ser materia de legítima reserva. Lo prudente en estos casos es callarse o contestar “no hay nada que decir”, “no se nada….que lo diga otro… si algo paso…yo no estaba allí…”

Una manera de ocultar la verdad es dar una explicación con un significado oculto para el que lo escucha. Ejemplo. Contestar el teléfono y decir “no está”, cuando en realidad es “no está para ti”. Este truco en todos los casos de todas maneras sería una mentira.

Sin embargo, puedo no decir la verdad cuando injustamente traten de averiguar algo de mí. Lo que diga en ese caso podría traer consecuencias. En este caso es un medio lícito de autodefensa cuando no queda otra salida.

Otro ejemplo de legitima defensa es el siguiente: Todos sabemos que en este mundo hay demasiados entrometidos que preguntan lo que no tienen derecho a saber. Es del todo válido dar a tales individuos una respuesta evasiva. Si un “curioso” me pregunta cuánto dinero traigo, y yo le respondo que traigo mil pesos cuando, en realidad, llevo diez mil, no miento. Tengo mil pesos, pero no menciono los otros nueve mil que también tengo. Pero sería una mentira, claro está, afirmar que tengo diez mil pesos cuando sólo tengo mil.

No se puede lícitamente opinar que los Escritos Nazarenos o algún otro libro contiene algo falso, ni que quienes los escribieron dijeron mentiras; pues esto echaría por tierra la certeza de la fe, que se apoya en la autoridad de la Sagrada Escritura. No debemos dar por hecho que se miente porque varios de los que recuerdan un suceso que han visto u oído no lo refieran de igual modo o con las mismas palabras.

=====================================================

La Escritura tiene que decir mucho con respecto a los mentirosos y mentirosas. El primer mentiroso fue el adversario, veamos:

Yahoshua el Mesías les dijo a los fariseos:

(Jn. 8:44) 44 Vosotros sois de vuestro padre hasatan, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

—La mentira es una alteración en contra de la ley del Todopoderoso.( Éxodo 20:16)

(1 Juan 3:4) “4. Todo el que comete pecado también infringe la ley, pues el pecado es infracción de la ley.“ — Cualquiera que desfigura, de cualquier manera, la verdad exacta para obtener una ventaja personal o por cualquier otro propósito, es culpable de dar mentiras. Y eso es pecado.

—En la Escritura hay muchos ejemplos de personas que usaron su lengua para mentir, y al hacerlo causaron un gran daño irrevocable. Jacob cuando mintió a su padre Isaac para obtener la bendición de la primogenitura, vemos como después, su propio hermano Esau lo buscaba para matarlo.(ver Gen.25). También vemos cuando Abraham mintió al rey de Egipto para que no le tocarán a su mujer Sarai. ( Gen.12:11-20)

—Hay diferentes tipos de mentira;

La directa y flagante: Ananías y Safira (Hch 5.4),

La media verdad: Abraham dijo de su esposa a Abimelec: «Sara es mi hermana» (Gn 20.2; cf. 20.12).

—Puede ser también una respuesta evasiva, como la que Caín dio a el Todopoderoso (Gn 4.9);

—Un silencio, como el de Judas cuando el Mesías lo acusó indirectamente en la última cena (Jn 13.21–30)

—Encuentre otros versos:,Gn 3,4 ; Gn, 18, 15; Gn, 27,19; Gn 37,31; Jos 9, 9-13; Jueces 16,10;

1 Samuel 15, 13; 1 Samuel 19, 14; Job 13, 4

))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))

—El Todopoderoso aborrece la mentira, veamos algunos versos:

Salmos 5:

6 Destruirás a los que hablan mentira; Al hombre sanguinario y engañador abominará YHWH .

—El impío ama más la mentira que la verdad.

Salmos 52:

3 Amaste el mal más que el bien, La mentira más que la verdad. Selah

—Los hijos del Todopoderoso, odian la mentira.

Salmos 119:

29 Aparta de mí el camino de la mentira, Y en tu misericordia concédeme tu ley.

—El antídoto contra la mentira, es obedecer los mandamientos del Todopoderoso.

))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))

Jaime Lopez Quiroz – Jaim Ben Yisrael

D.R.A.- Colombia – 2020

Estudios de la Sagrada Escritura bajo el contexto Hebreo Israelita Nazareno

regresandoalasraices.org

RESPUESTA. Sobre las mentiras piadosas

Ivrim/Hebreos 5:12 Vemos: “¡Porque ya para ahora debían de ser maestros! ¡Necesitan que se les expliquen de nuevo los puros rudimentos de la palabra de YAHWEH! ¡Ustedes necesitan leche y no alimento sólido!”

La conocida ‘mentira piadosa’ es en parte la raíz del problema de la falta de emunah o desconfianza de la sociedad. El aprender a tener emunah nuevamente, nos llevara tiempo, escuchando, poniendo en practica y obedeciendo la Palabra del Todopoderoso. No obstante uno de los primeros pasos es dejar de mentir y prometer,………….. hasta en lo mínimo.

Mattiyahu/Mateo 5:37 “Sólo deja que tu Sí, sea un simple Sí, y tu No, un simple No; pues lo que se le añade, tiene su origen en el mal”.

Por otra parte y no menos importante es recordar que cada vez que empeñamos nuestra palabra por la misma también seremos juzgados. Al Avinu Kadosh YAHWEH no le importan los contratos o pleitos sino la palabra que se comprometió. Quedamos amarrados al cumplimiento de nuestras palabras aunque esta sea a nuestra perdida.

Mishlei/Proverbios 6:1 “Hijo mío, si has puesto prenda por un amigo, si te has comprometido a causa de otro; Pasuk 2 te has entrampado por las palabras de tu boca, atrapado por los labios de tu boca,”

El pecado no deja de ser pecado porque se lo vista o se le de la apariencia de bien, piadoso o relativo. La mentira no deja de serla por mas que allá sido por ahavah (amor).

Veamos algunos versos:

Salmos 119:163
Aborrezco y desprecio la mentira, {pero} amo tu ley.

Proverbios 6:12-14
La persona indigna, el hombre inicuo, es el que anda con boca perversa, el que guiña los ojos, el que hace señas con los pies, el que señala con los dedos, el que {con} perversidad en su corazón, continuamente trama el mal, el que siembra discordia.

Juan 8:44

Sois de {vuestro} padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. El fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira.

Proverbios 12:22

Los labios mentirosos son abominación al Todopoderoso , pero los que obran fielmente son su deleite.

Proverbios 26:28

La lengua mentirosa odia a los que oprime, y la boca lisonjera causa ruina.

======================================================

Conclusión. No hay diferenciación en la Escritura sobre mentiras pequeñas, piadosas, o grandes. Todas son mentiras, todas son pecado. Una mentira pequeña, al tratar de ser explicada o justificada lleva a otra mentira y se inicia una bola de nieve que puede causar mucho daño. No hay justificación para ninguna mentira. Todas son abominación para el Todopoderoso. Es una tarea para nosotros el entrenamiento diario para empezar a eliminar la mentira de nuestra vida. Cada vez que hablemos detengámonos un segundo para meditar si es verdad o mentira lo que vamos a decir.

Una palabra puede ser para destrucción o edificación. ( Leer Jacobo ( Santiago))

======================================================

Jaime López Quiroz – Jaim Ben Yisrael

D.R.A.- Colombia – 2020

Estudios de la Sagrada Escritura bajo el contexto Hebreo Israelita Nazareno

http://www.regresandoalasraices.org

======================================================