PREGUNTA– QUE SIGNIFICA LIBRE DE LA LEY Y ESCLAVO DEL PECADO?

11-29- PYR- PREGUNTA– QUE SIGNIFICA LIBRE DE LA LEY Y ESCLAVO DEL PECADO?

Respetada amiga Liliana Ramírez (Co) . Con respecto a su pregunta nos permitimos comentarle lo siguiente:

Veamos los dos versos que dan lugar para este tema:

< Romanos 8:2: “Porque la ley del Espíritu de vida en el Mesías Yahoshua me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.” >

< Romanos 7:23 23. ….pero en mi cuerpo percibo un principio diferente que combate contra la inclinación de mi mente y que me hace prisionero de ese principio de pecado que hay en mi cuerpo. > (VIN)

< Romanos 7:23 pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. > (RV 1960)

Liberado, ¿pero llevado cautivo al mismo tiempo? Shaul también dice que es llevado cautivo por la ley del pecado que está en sus miembros. ¿Podemos ser liberados del pecado y al mismo tiempo estar cautivos? ¿Cuál es la diferencia entre estas dos leyes? Veamos:

< Romanos 8:1-2 No hay ninguna condenación para los que están en el Mesías Yahoshua , porque la ley del Espíritu de vida en el Mesías Yahoshua (Ley 1) nos ha librado de la ley del pecado y de la muerte. (Ley 2) >

La ley del Espíritu de vida es la ley más poderosa. Somos librados de la ley del pecado y de la muerte cuando estamos en el Mesías Yahoshua. La ley del pecado y de la muerte nos habla de un pecado que lleva a la muerte porque:

< Romanos 6:23 23 Porque la paga del pecado es muerte (ley del pecado y de la muerte), mas la dádiva del Todopoderoso es vida eterna en el Mesías Yahoshua Adon nuestro.

Yahoshua es como una fortaleza en la que nosotros mismos dominamos la tendencia pecaminosa. Cuando andamos en el Espíritu, en oración y adorando y expresando arrepentimiento al Todopoderoso, experimentamos que la ley del pecado y de la muerte no nos afecta. Pero significa esto que podemos dejar de cometer pecado voluntariamente.?

En nuestro andar, todavía podemos caer en pecado – quizá porque somos débiles o no estamos lo suficientemente alertas. Cuando cometemos pecado y no nos limpiamos inmediatamente pidiéndole perdón al Todopoderoso entonces la ley del pecado y de la muerte llega y nos condena. Si continuamos pecando (deliberadamente) sabiendo que algo está mal, nos hundimos cada vez más en la ley del pecado y de la muerte, haciendo que a nuestra consciencia ya no le afecte más el hacer el mal.

Pero, por medio de la poderosa ley del Espíritu en el Mesías Yahoshua , podemos ser liberados de esto. La ley del pecado y de la muerte no tiene ninguna autoridad cuando estamos en el Mesías Yahoshua y andamos en obediencia conforme al Espíritu. Veamos:

< Romanos 8:1-2 1. Así que no hay ahora ninguna condenación para los que están en el Mashíaj Yahoshúa, 2. porque el régimen del espíritu de vida en el Mashíaj Yahoshúa te ha librado del régimen del pecado y de la muerte >

El Mesías nos ha liberado del pecado que merecíamos por quebrantar la Ley del Todopoderoso, ya que quebrantar dicha ley lleva a una sentencia de muerte. El pago por ti y por nosotros, Pero:

No hemos sido liberados de la ley del pecado en nuestros miembros, la tendencia pecaminosa. Esta es La que Shaul llama Ley, la cual está en nuestro cuerpo de pecado, nuestra carne – la que hemos heredado de nuestros padres, y entró a causa de la caída en el huerto del Edén. Yahoshua nunca cometió pecado, no obstante, Él fue un hombre, y como tal, estaba consciente de las inclinaciones de la naturaleza humana.

Somos llevados cautivos por la ley en nuestros miembros cuando decimos y hacemos cosas que nosotros definitivamente no queremos decir o hacer. Es algo que sale simplemente de nuestro cuerpo. Estas son las obras del cuerpo de pecado. Por esta misma razón experimentamos que en ocasiones decimos cosas que lastiman fuertemente a los demás, incluso a los que amamos, trayendo como resultado consternación incluso a nosotros mismos.

Pero entonces ¿qué deberíamos hacer al respecto? No vamos a ser liberados de la ley del pecado en nuestros miembros ( tendencia pecaminosa) mientras estemos en esta tierra. Mientras vivamos, experimentaremos que hacemos las cosas que deberíamos odiar. No conscientemente, pero es la parte inconsciente del cuerpo que aún no ha sido llevada a la muerte . Veamos:

< Romanos 7:15 14. Porque sabemos que la Torah es espiritual; pero yo soy carnal, vendido a la sujeción del pecado. 15. No me explico mi conducta: pues no practico lo que quiero, sino que lo que aborrezco, eso es lo que hago. 16. Ahora, si lo que no quiero hacer es lo que hago, estoy de acuerdo en que la ley es buena. 17. Pero entonces ya no soy yo el que actúa así, sino el pecado que mora en mí.

18. Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza carnal, el bien no es permanente. Porque hay en mí el deseo de hacer el bien, pero no alcanzo a realizarlo. 19. No hago el bien que quiero hacer; en cambio, el mal que no quiero hacer, eso es lo que hago. 20. Ahora, si lo que no quiero hacer es lo que hago, ya no soy yo quien actúa así sino el pecado que mora en mí. 21. Así que cuando quiero hacer el bien me encuentro con la realidad de que el mal está presente en mí. 22. En mi ser interior, me deleito en la Torah de Yahweh; 23. pero en mi cuerpo percibo un principio diferente que combate contra la inclinación de mi mente y que me hace prisionero de ese principio de pecado que hay en mi cuerpo.

24. ¡Desgraciado de mí! ¿Quién me librará de esta realidad que me lleva a la muerte? >

Tenemos que reconocer – que así son las cosas. Hicimos lo que deberíamos odiar. Pero cuando servimos bajo el régimen nuevo del Espíritu, el Todopoderoso nos habla a través de Su Espíritu de Santidad de las obras que cometemos con el cuerpo de pecado. Y cuando aceptamos, reconocemos y odiamos dichas obras, entra en acción la “ ley del Espíritu de vida en el Mesías Yahoshua” ( Rom 8:2) Por medio del poder del Espíritu de Santidad podemos hacer morir estas obras, pero nosotros mismos tenemos que hacerlo.

< Romanos 8:13. “Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.” >

Nosotros mismos tenemos que permitir el accionar del Espíritu, y entonces podremos odiar estas obras y apartarnos de ellas. Creceremos en las virtudes de Yahoshua el Mesías. De esta manera comienza la santificación, y si perseveramos en ello, las virtudes crecerán más.

Este es el camino del madero. Es el camino de vida para todos nosotros. Como seres humanos hemos sido vendidos al pecado, pero el Todopoderoso por medio de la obra magnifica del Mesías salva a los miserables. Si reconocemos lo miserable que somos, seremos entonces uno de los que el Todopoderoso salva y bendice. Por eso, no tengamos miedo por el hecho de tener pecado en la carne, por ser perseguidos aun por nuestras propias inclinaciones porque… el Mesías nos enseña que podemos vencer.

< Juan 16: 33. Les he hablado de estas cosas para que en mí tengan paz. En el mundo tendrán aflicción, pero ¡tengan valor; yo he vencido al mundo! >

, para servirle:

000000000000000000000000000000000000000000000000000000

ASAMBLEA ISRAELITA NAZARENA

www regresandoalasraices org

https://www.facebook.com/asambleaisraelita.nazarena

Grupos FB:

https://www.facebook.com/groups/95012507540938Asamblea

https://www.facebook.com/groups/1202508636752277

(AIN) Videos:

https://www.facebook.com/Asamblea-israelita-Nazarena-Videos-102257314891787

Sitios :

https://sites.google.com/view/asamblea-israelita-nazarena/

https://estudiosdetorah.blogspot.com/