-PREGUNTA- QUE PASO CON LOS SANTOS QUE RESUCITARON EN MATEO 27

07-30-PREGUNTA- QUE PASO CON LOS SANTOS QUE RESUCITARON EN MATEO 27

Respetado amigo Germán U. (Co). Con respecto a su pregunta nos permitimos comentarle lo siguiente:

Veamos primero el texto:

< Mateo 27:52-53 “Y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos” >

Mateo es el único que registra los hechos narrados en los versículos 52-53. Debe recordarse que los sepulcros de aquellos tiempos eran excavados en peñas y tapados con rocas. El otro suceso sorprendente tiene que ver con la resurrección de un grupo de santos. Hay varias preguntas que surgen del relato de Mateo:

(1) En primer lugar, ¿Quiénes fueron los que resucitaron? Es la opinión de algunos que fueron los patriarcas del Tanak (A.T.) y otros creyentes de la antigüedad, para quienes Jerusalén era, en verdad, la “ciudad santa”. Como respuesta a esa sugerencia, cabe preguntar: ¿Cómo fueron reconocidos? ¿Cómo podrían demostrar su identidad? Además, ¿por qué estaban los sepulcros cerca de Jerusalén en cada caso? Y ¿por qué no fueron resucitados TODOS los santos del Tanak (A.T.) ?

Otros han argumentado que el relato se comprende mejor si se toma como una referencia a santos que habían muerto recientemente y, por lo tanto, eran conocidos personalmente por los que estaban vivos. Algunos estudiosos han sugeridos los nombres de Simón, Ana, Zacarías, José el esposo de Myriam o Yohanan (Juan) el Inmersor. Todas esas sugerencias son especulaciones inútiles, pero esta última sugerencia , la del Inmersor, proporciona una posible explicación al hecho de que los resucitados fueron reconocidos por muchos de los que vivían en la ciudad.

(2) Una segunda pregunta podría expresarse así: ¿Cuándo tuvo lugar la resurrección de aquellos santos? ¿Cuando Yahoshua murió? ¿Cuando resucitó? Algunos, siguiendo la lectura de la R.V. han asumido que la resurrección de los santos ocurrió después de la resurrección de Yahoshua. Esa postura es improbable, porque la conjunción “y” sigue justamente después de la referencia respecto del rasgarse el velo y del temblor de la tierra, conectando esta resurrección con las señales que preceden. De igual manera, el contexto también se relaciona primordialmente con la muerte de Yahoshua. Es, por lo tanto, mucho más probable pensar en la resurrección de los santos como algo ocurrido justamente después de su muerte. La muerte de Yahoshua trajo resurrección a esos santos, de donde el relato de este suceso se conecta apropiadamente con la muerte de Yahoshua, y no con su resurrección. Para que fueron resucitados? Veamos:

< Mateo 11:3-5 “¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro? Respondiendo Yahoshua, les dijo: Id, y haced saber a Yohanan (Juan) las cosas que oís y veis. Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el mensaje de las Buenas Nuevas” >

Así que este suceso era otra señal de que este personaje SI era el Mesías.

Algunos han intentado defender una interpretación que sostiene que hubo una resurrección gradual de los santos y luego una salida de las tumbas después de su resurrección. Los tiempos verbales en el versículo 52, que se refieren a los hechos ocurridos y no a procesos, refutan totalmente esta postura.

Por lo tanto, como se ha señalado antes, es probable que los santos resucitaran en el momento de la muerte del Adon, pero aparecieron a los santos en Jerusalén después de su resurrección. La conjunción “y” es el resultado de una puntuación defectuosa del versículo en la R.V. Varias veces hemos notado el cambio de sentido de un verso, por una colocación tendenciosa de una simple coma. Veamos:

< “y, habiendo salido de los sepulcros, después de la resurrección del Mesías entraron en la ciudad santa, y aparecieron a muchos”.>

Es de esta manera que debiera leerse este verso. La frase “después de la resurrección de él”, como ya se ha señalado, está colocada delante del verbo “vinieron” por razón de énfasis. La muerte del Mesías trajo la resurrección, y es razonable que la resurrección de los santos esté conectada con su muerte. La aparición de los santos ocurrió después de su resurrección, porque eso estos hechos eran testimonio y señal de la resurrección de aquel personaje, con lo cual se estaba demostrando que era el Mesías .

(3) Una tercera pregunta que ha surgido es la siguiente: ¿Qué tipo de resurrección experimentaron aquellos santos? ¿Era semejante a la de Yahoshua ? ¿O era como la de Lázaro? Se han sugerido varias respuestas a esta pregunta. Algunos han sugerido que no hubo ninguna resurrección, sino solo apariciones, es decir, apariencias de hombres resucitados. El texto, sin embargo, es explícito cuando dice: “Muchos cuerpos de santos se levantaron”, y la palabra “cuerpos” deja sin efecto la idea de que eran fantasmas o apariciones.

Otros han dicho que el texto exige que creamos que los hombres que fueron resucitados fueron realmente resucitados, es decir, salieron de las tumbas con cuerpos glorificados. Ese es el sentido en el que el vocablo “resurrección” se usa respecto de la resurrección del Mesías . El Adon no fue simplemente restaurado a la vida terrenal, sino que tuvo una resurrección corporal y su cuerpo fue glorificado. Esa verdad se evidencia cuando se toma en cuenta los poderes que poseía. Veamos:

< Jn. 20:19 “Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Yahoshua , y puesto en medio les dijo: Paz a vosotros (Shalom Aleichem)”>

Después de su resurrección, el Adon tuvo un cuerpo glorificado, es decir, un cuerpo espiritual capaz de trascender los obstáculos materiales. Veamos:

< Jn. 20:26 “Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Yahoshua , estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros (Shalom Aleichem)” >

La postura que mantiene que “los santos” mencionados en Mateo 27:52-53 se levantaron con cuerpos glorificados es contraria a algunas claras enseñanzas del Pacto Renovado. Veamos:

< 1 Corintios 15:20 “ 20 Mas ahora el Mesías ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.>

Shaul (Pablo) dice que Yahoshua es “primicia de los que durmieron”. Esa afirmación de Shaul (Pablo) no tendría sentido si Yahoshua no fuese el primer hombre en ser restaurado a la vida, como Lázaro, pero Él fue el primero en regresar a la vida con un cuerpo glorificado. Otros han sido restaurados a la vida, como Lázaro. Pero Yahoshua fue el primero en regresar a la vida con un cuerpo glorificado. Shaul (Pablo) confirma esa verdad. Veamos:

< 1 Co. 15:23 El Mesías, en su venida”. >

Esa declaración de Shaul (Pablo) parece decir claramente que el Mesías es, aun ahora mismo, el único Hombre que ha sido resucitado con un cuerpo glorificado. Por lo tanto, hay que rechazar la postura de que Mateo 27:52-53 se refiere a una resurrección de santos con cuerpos glorificados.

Se concluye, por lo tanto, que el emisario Mateo se refiere aquí a una restauración a la vida con un cuerpo físico semejante al que poseían antes de morir. Esta postura encuentra apoyo en el uso del vocablo “abrieron”. Dicho vocablo es particularmente adecuado para una resurrección corporal cuando el cuerpo es físico y, además, la salida de los cuerpos de los sepulcros parece depender de que los sepulcros fuesen abiertos. Eso no sería verdad de la resurrección de un cuerpo espiritual. También el verbo traducido “se levantaron” se encuentra en Yohanan (Juan) 12:1, 9,17 donde es usado respecto de la resurrección de Lázaro, quien fue resucitado de los muertos pero no con un cuerpo glorificado. Lo más sensato es, por lo tanto, entender que los santos mencionados en Mateo 27:52-53 fueron restaurados a sus cuerpos físicos naturales. En el caso del Mesías la piedra fue removida y la tumba abierta para reivindicar su resurrección, es decir, para demostrar el hecho. En el caso de los santos, los sepulcros fueron abiertos para permitir la restauración de ellos.

En otras seis ocasiones se menciona la resurrección de alguien en las Escrituras:

1. El hijo de la viuda de Sarepta (IR. 17).

2. El hijo de la sunamita (2 R. 4:8-37).

3. El cadáver sobre el que cayó el cuerpo de Elíseo (2 R. 13:20-21).

4. La hija de Jairo (Mt. 9:18-31).

5. El hijo de la viuda de Naín (Le. 7:11-17).

6. Lázaro de Betania (Jn. 11:17-44).

De manera que los mencionados “santos” vivieron vidas normales y luego murieron, igual que Lázaro y los otros que fueron resucitados.

========================================

Amigo Germán, para servirle.

========================================

ASAMBLEA ISRAELITA NAZARENA

Para mayor ilustración le invitamos a nuestros sitios:

www regresandoalasraices org

https://www.facebook.com/asambleaisraelita.nazarena

Grupos FB:

https://www.facebook.com/groups/95012507540938Asamblea

https://www.facebook.com/groups/1202508636752277

(AIN) Videos:

https://www.facebook.com/Asamblea-israelita-Nazarena-Videos-102257314891787

Sitios :

https://sites.google.com/view/asamblea-israelita-nazarena/

https://estudiosdetorah.blogspot.com/

https://drive.google.com/drive/folders/1i8KHDmCFjzFOUTwRC8v7RYfiMEXPB3v7

CANAL YOUTUBE

https://www.youtube.com/c/JaimBenYisrael