PREGUNTA – PORQUE AYUNAMOS?

04-12-PYR- PREGUNTA – PORQUE AYUNAMOS?

Respetado amigo Fulgencio B. (Cu). Con respecto a su pregunta nos permitimos comentarle lo siguiente:

Comencemos con este verso:

< Levítico, 16, 29-31 Éste será un estatuto perpetuo para ustedes y para los extranjeros que vivan entre ustedes: El día diez del mes séptimo deberán ayunar, y no podrán realizar ningún trabajo. Ese día se hará expiación por ustedes, y así delante del Todopoderoso quedarán limpios de todos sus pecados. Ese día será para ustedes un día de reposo y de ayuno. Es un estatuto perpetuo.>

Se llama ayuno al acto de abstenerse total o parcialmente de comer o beber, o de alguna cosa o acción por un periodo de tiempo determinado.

Cómo el hecho de estar hambrientos puede ayudarnos a crear una conexión espiritual?

¿Por qué ayunamos? ¿Qué función cumple esto en nuestra vida espiritual? ¿Cómo estar hambrientos y sedientos nos ayuda a conectarnos?

El propósito del ayuno es el arrepentimiento que, si es verdadero, nos lleva a cambiar nuestras acciones.  Un día de ayuno aparece en la Torá,  y otros fueron organizados  por los  profetas, con algún propósito y fecha especiales.  Durante todas las generaciones han sido aceptados y observados por la nación de Israel.  En  el judaísmo se evita la abstinencia sin propósito, de manera que debe haber algo único en ayunar como vehículo para el arrepentimiento.

Una característica distintiva del judaísmo es su filosofía de combinar lo espiritual con lo físico. Los judíos no rechazan lo físico en favor de lo espiritual, sino que reconocen la oportunidad de vivir una existencia física para ejercitar y reforzar la espiritualidad. En este mundo, lo físico y lo espiritual están intrínsecamente entrelazados y debemos utilizar a ambos para posibilitar nuestro máximo crecimiento y cumplir con nuestra razón de ser.

Utilizamos lo físico como una puerta por la que accedemos a lo espiritual. Esta es una de las razones por las que limpiamos nuestra casa, preparamos comida deliciosa y vestimos ropas lindas para Shabat. La sensación de tranquilidad que origina vivir en un ambiente ordenado, la completitud y el placer que crea la buena comida y el toque de majestad que uno siente cuando está vestido con sus mejores galas, todo ayuda a crear una sensación de separación de la rutina de lo mundano y elevar nuestra capacidad para conectarnos con el Todopoderoso. Manipulamos lo físico para tener acceso a lo espiritual.

El hambre es un sentimiento de vacío, un deseo de sustento. También puede referirse a un deseo o anhelo no relacionado a la comida: Recordemos las expresiones: tiene “hambre de prosperidad” o “hambre de poder”. Una de las definiciones del diccionario es “carencia de elementos necesarios o deseables; infértil; pobre”. Hambre es el estado de no tener lo que uno necesita (o quiere), y como consecuencia, anhelarlo.

Los sentimientos espirituales son, por lo general, muy sutiles; a menudo tenemos que esforzarnos para reconocerlos. El sentimiento de hambre en un nivel físico nos ayuda a acceder al concepto de deseo y necesidad en un nivel espiritual.

Sentir hambre en un nivel físico nos ayuda a acceder al concepto de “deseo” y “necesidad” en un nivel espiritual. La exigencia del ayuno en los días en que se necesita arrepentimiento nos ayuda a activar el anhelo que tenemos de andar por una senda que conduce a un mundo mejor. Cuando esta herramienta es utilizada, en lugar de ignorada, puede estimular nuestro arrepentimiento.

Ayunar también puede ayudarnos a superar la dificultad normal de no relacionarnos con la razón del ayuno. Por supuesto, estudiar sobre el origen y el significado del día señalado para ese efecto es vital, pero incluso entendiendo de qué se trata el día, uno puede sentirse desligado de su esencia. Ayunar nos ayuda a generar una sensación de pérdida y de vulnerabilidad; con esfuerzo, esos sentimientos pueden ser usados como trampolín para interiorizar los significados de los eventos que causaron la declaración de ese ayuno en particular.

Además, el ayuno evoca el servicio de expiación que era realizado en el Templo Sagrado de Jerusalem. En aquella época, quien había pecado podía activar su arrepentimiento mediante la acción física de traerle al Todopoderoso  una ofrenda animal en el altar del Templo. Obviamente, el Todopoderoso  no necesita las ofrendas de los humanos, todo el proceso de los sacrificios y ofrendas animales está basado en el uso de lo físico para acceder a lo espiritual. En algunas ofrendas, la grasa y la sangre del animal era consumida por el fuego (esa parte era “para” el Todopoderoso ) y la carne era consumida por la gente.

Ayunar es difícil, pero es esta dificultad lo que nos da la oportunidad de conectarnos con el Todopoderoso  de un modo más poderoso. La sublimación de nuestro deseo de comer en favor de la orden de ayunar es una ofrenda en sí misma. Además, aprovechar el vacío que crea el ayuno para llegar a un nivel más profundo de arrepentimiento, junto con el sacrificio que podemos “ofrecerle” al Todopoderoso , convierte al ayuno en una oportunidad preciosa para conectarnos con la voluntad de el Todopoderoso.

Yom Kippur es el día del arrepentimiento, se considera el día más santo y más solemne del año. Su tema central es la expiación y la reconciliación. En la cultura judía la comida, la bebida, el baño, y las relaciones conyugales están prohibidas. El ayuno comienza en el ocaso, y termina el anochecer del día siguiente.

En Israel hay seis días de ayuno fijos en el año judío y siete si  se cuenta el ayuno de los primogénitos previo a la noche del Seder. Dos de esos días, Tishá B’av y Iom Kipur, son ayunos “completos”. Comienzan al atardecer y terminan al día siguiente cuando aparecen las estrellas. Los demás son  ayunos, que van desde el amanecer hasta la salida de las estrellas. En estos días de ayuno, los judíos adultos no pueden ni comer ni beber – ni siquiera agua (hay excepciones para las personas con problemas de salud).

A excepción de Iom Kipur, estos días de ayuno fueron establecidos por las catástrofes y sufrimientos que ocurrieron en esas fechas. El propósito de ellos es ayudar a recordar el comportamiento negativo de los ancestros que condujo a esas calamidades y, a la vez, a enfocar la atención en el  comportamiento, que continúa llevando a la nación a situaciones negativas similares. Durante estos días cada persona debe hacer un balance personal de su comportamiento y decidir volver a la buena senda.

NOTA: Recientemente, varias investigaciones (muchas en ratas) han encontrado multitud de beneficios de los estados de ayuno o por lo general, de cetosis. Estos se han realizado mayormente en condiciones de ayuno intermitente o restricción calórica, y van desde neurológicos y prevención del alzheimer ​ a metabólicos, cardiovasculares y cerebrovasculares.

===========================================

Resumen de Notas tomadas de asihlatino.org

==========================================

============================

ASAMBLEA ISRAELITA NAZARENA

Para mayor  ilustración le invitamos a nuestros sitios:

www regresandoalasraices org

Grupos FB:

https://www.facebook.com/groups/1202508636752277

(AIN)  Videos:

Sitios :

https://sites.google.com/view/asamblea-israelita-nazarena/

https://estudiosdetorah.blogspot.com/

https://drive.google.com/drive/folders/1i8KHDmCFjzFOUTwRC8v7RYfiMEXPB3v7

CANAL YOUTUBE

https://www.youtube.com/c/JaimBenYisrael

https://sites.google.com/view/asamblea-israelita-nazarena/