Archivo de la categoría: Mujeres en la Torah

Pregunta: Cual ha sido el papel de la mujer en cuanto a la profesia?

Pregunta: Cual ha sido el papel de la mujer en cuanto a la profesia?

Respetada amiga Mireya Ramirez (Co) . Con respecto a su pregunta nos permitimos comentarle lo siguiente:

Definición del termino: Mujer que posee el don de profecía. Una mujer que ejercía el don profético en el antiguo Israel o en la Asamblea de los primeros tiempos. Esposa de un profeta: ésta es la interpretación más plausible de Is. 8:3. El significado básico de profetizar ( tanto el varón como la mujer) es anunciar por inspiración los mensajes procedentes del Todopoderoso, revelar la voluntad divina, aunque no siempre implique la predicción del futuro. Al igual que existieron profetas verdaderos y falsos, también YHWH utilizó a algunas profetisas y las impulsó con su espíritu, mientras que hubo otras que fueron falsas profetisas, a las que desaprobó.

Las mujeres no estaban excluidas del oficio de profeta. Sus manifestaciones se consideraban seguramente como oráculos. Las profetiza son presentadas con toda naturalidad en las Escrituras, sin indicación alguna de que se tratara de casos excepcionales. Hay al menos cinco mujeres a las que se llama profetisas en el Tanak (AT):

( 1 ) Myriam , hermana de Moisés (Exo 15:20) ( Nm 12:2) ( Mi 6:4). Myriam fue la 1ª mujer en la Escritura honrada con este título (21; cf ). El propio YHWH dijo por medio del profeta Miqueas que había enviado a “Moisés, Aarón y Míriam” delante de los israelitas cuando los sacó de Egipto. (Miq 6:4.)

« “Myriam la profetiza., hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano…” (Isa 8:3) ».

Miriam entra en escena tocando el pandero, danzando y cantando para celebrar la alegría de la liberación del pueblo escogido y homenajear a el Todopoderoso , el libertador de Israel (Éx 15,21b). Su presencia es alegre, llena de resonancia y vida. Con su liderazgo es capaz de atraer y contagiar a todas las mujeres que con ella danzaban en coro.

Míriam y Aarón le dijeron a Moisés: “¿No ha hablado también [YHWH ] por nosotros?”. (Nú 12:2.) Aunque a Míriam se le otorgó el privilegio de transmitir mensajes divinos, no tuvo la misma relación con El Todopoderoso que su hermano Moisés, y cuando no se mantuvo en su lugar apropiado, El Todopoderoso la castigó con severidad. (Nú 12:1-15.).

Sin embargo, el pasaje de Myriam en los textos es fugaz. No sabemos más sobre su actuación profética. =======================================

( 2 ) Débora (Jue 4:4) (Jue 4:5) – Los israelitas recurrían a las instrucciones de Débora; el Todopoderoso se sirvió del ella para anunciar Su voluntad al pueblo (Jue 4:5). En el período de los jueces, Débora sirvió de fuente de información procedente de YHWH, dando a conocer sus juicios sobre ciertos asuntos y transmitiendo su instrucción, como en el caso de sus mandatos a Barac. (Jue 4:4-7, 14-16.) Durante aquel período de debilidad y apostasía nacional, fue de manera figurada la “madre en Israel”. (Jue 5:6-8.) . Débora es una figura femenina muy querida por el pueblo por su liderazgo valiente y liberador. Su papel fue decisivo en el momento de aguda crisis por el que pasaban las tribus de Israel. Cuando se preveía la extinción del pueblo del Todopoderoso, Débora tomó la iniciativa: llamó a Barac, despertó a los líderes adormecidos, convocó a la unión a las tribus dispersas, organizó y sumó fuerzas contra el enemigo; levantó el ánimo de todos y suscitó la esperanza y la fe en el El Todopoderoso liberador, el El Todopoderoso del Pacto.

Por cierto, el cántico de Débora (Jz 5) es uno de los poemas más antiguos, hermosos y vibrantes de la Escritura. En él se manifiesta la actitud sabia, valiente, perspicaz y estratégica de Débora, la cual quedó en la memoria del pueblo judío, al grado de que se le llamó la “madre de Israel” (Jz 5,7).

=============================

( 3 ) Hulda (2 R 22:14) – Hulda ejerció también el ministerio profético. El rey Josías ordenó al sumo sacerdote que consultara con ella acerca del libro de la Ley hallado en el Templo; ella le reveló entonces los propósitos del Todopoderoso (2 R 22:11-20). (2Re 22:14-20; 2Cr 34:22-28.). Cuando Josías se enteró de que el libro de la Ley había sido escondido en el Templo y encontrado por su secretario se quedó preocupado por la infidelidad del pueblo y de su antecesor Manasés. Entonces envió a cinco hombres de su confianza, entre ellos al sacerdote Helquías, a consultar al Todopoderoso . Ellos acudieron a la profetisa Hulda, quien les predijo la desgracia sobre Jerusalén y sus habitantes. Al rey Josías le predijo que no presenciaría esos acontecimientos, a causa de su arrepentimiento (cfr. 2Re 22,14-20).

La actuación de Hulda como profetisa es semejante a la de tantos otros que eran consultados por los reyes, sacerdotes y jefes del pueblo, en los momentos decisivos de la historia del pueblo del Todopoderoso. Su función era avivar la memoria y despertar la conciencia adormecida de la fe entre los habitantes de la comunidad.

===============================

( 4 ) Noadía (Neh 6:14) -Nehemías no habla de manera favorable de la profetisa Noadías, pues junto con “los demás profetas” intentó atemorizarle a fin de impedir la reconstrucción de los muros de Jerusalén. (Ne 6:14.) El que actuara en contra de la voluntad del Todopoderoso no tiene por qué significar que antes no hubiera disfrutado de una posición acepta.

==========================================

( 5 ) La esposa de Isaías, de quien no se conoce el nombre, a cuyos hijos Isaías dio nombres proféticos (Isa 8:3). El libro de Isaías (Is 8,3) menciona una profetisa a la que el gran profeta de la justicia y del derecho se “arrimó”. Con ella Isaías tuvo dos hijos. No obstante, el nombre de la mujer de la que hablamos permanece anónimo, pues sólo se sabe que se le identificaba con el título de “profetisa”.

===========================

Este hecho escritural nos recuerda el papel profético de tantas mujeres que, tanto ayer como hoy, siguen en el anonimato, pero ejercen una influencia sabia y orientadora al lado de los líderes del pueblo.

=============================

En el Pacto Renovado (NT) las profetisas son:

Ana (Lc 2:36) – En el Pacto Renovado (NT) se menciona a “Ana, profetiza , hija de Fanuel”, que habló “del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén” (Hch 21:8-9). Ana es llamada profetiza (Lc 2,36); esto supone que en ella estaba el espíritu del Todopoderoso y que recibía revelaciones divinas (cf. Lc 2,25S); una revelación del espíritu (cf. Lc 2,26) le permitió reconocer al Mesías en el niño Yahoshua (Lc 2,38). Ella “nunca faltaba del templo, rindiendo servicio sagrado noche y día con ayunos y ruegos”. Al “hablar acerca del niño [Yahoshua ] a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén”, profetizó en el sentido básico de ‘anunciar’ una revelación del propósito del Todopoderoso. (Lu 2:36-38.)

=================================

Las cuatro hijas vírgenes de Felipe, profetizaron bajo el impulso del espíritu de santidad del Todopoderoso (Hch 21:9; 1Co 12:4, 10) en cumplimiento de Joel 2:28, 29, donde se predijo que ‘sus hijos y sus hijas ciertamente profetizarían’. (Hch 2:14-18.)

===========================================

YHWH habló a Ezequiel de mujeres israelitas que estaban “actuando como profetisas desde su propio corazón”. Esto indica que El Todopoderoso no las había comisionado, sino que ellas se habían erigido en falsas profetisas. (Eze 13:17-19.) Sus acciones y propaganda eran un lazo con el que ‘cazaban almas’, pues condenaban al justo y dejaban impune al malhechor. No obstante, YHWH liberaría a su pueblo de sus garras. (Eze 13:20-23.)

Sin embargo, ese don no eximía a la mujer de la responsabilidad de estar en sujeción a su esposo o a los varones de la asamblea ; cuando profetizaba, tenía que ponerse una cobertura sobre la cabeza en símbolo de dicha sujeción (1 Co 11:3-6), y no podía ser maestra DENTRO de la Asamblea . (1Ti 2:11-15; 1Co 14:31-35.)

=======================================

En la Asamblea de Tiatira había una mujer semejante a Jezabel que afirmaba tener poderes proféticos, pero debido a que siguió el proceder de las antiguas profetisas falsas, Yahoshua la condenó en su mensaje a Juan registrado en Revelación 2:20-23. Ella actuó impropiamente como maestra y descarrió a algunos miembros de la Asamblea a prácticas incorrectas. También el profeta Ezequiel habla de mujeres consideradas como profetizas falsas (Ez 13,17). El mismo Todopoderoso le manda que profetice contra ellas, que desenmascare sus mentiras engañosas y sus promesas ilusorias con las que seducen al pueblo (Ez 13,17-23).

)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))

Recuérdese que casi siempre los nombres de las mujeres eran sustituidos por la función que ocupaban en la familia o en la sociedad; con frecuencia se les identificaba por su cargo o condición, por ejemplo: la madre de los Macabeos (2Mac 7); la mujer del profeta (Is 8,3), la viuda de Sarepta (1Rs 17,9-24); la viuda de Naím (Lc 7,12), la madre de los hijos de Zebedeo (Mt 20,20) y muchas otras viudas. Las mujeres se destacan por su papel decisivo de animación profética a lo largo de la historia del pueblo del Todopoderoso .

Como sabemos, el comportamiento de Yahoshua con las mujeres nos dio una nueva clave de lectura para apropiarnos de toda la Escritura como vida. Para hacer comprensible la realidad del Reino del Todopoderoso, Yahoshua encontró en la mujer, ocupada en su faena cotidiana, un símbolo muy expresivo:

« ¿A qué cosa puedo comparar el Reino del Todopoderoso ? Es semejante a la levadura que toma una mujer y la mezcla con tres medidas de harina, hasta que todo fermenta (Lc 13,20-21).»

Hemos de reconocer, hoy día, a aquellas mujeres que se vuelven fermento en la masa para hacer crecer la realidad profética del Reino del Todopoderoso.

===============================

ASAMBLEA ISRAELITA NAZARENA

www regresandoalasraices org

JAIME LOPEZ QUIROZ

D.R.A. – Colombia 2020

Pregunta: Puede una mujer ser pastora ?

Pregunta: Puede una mujer ser pastora ?

Estimado amigo Ruperto Quiñones ( Ve). Con respecto a su pregunta nos permitimos comentarle lo siguiente:

En ningún lugar de las Escrituras Sagradas se habla de mujeres Sacerdotes, Pastoras o Ancianas, pero sí de maestras y profetisas. Cuando se habla de una pastora, como en el caso de Rebeca, se refiere a pastora de ovejas, no de hombres. Si no hay en el grupo un varón creyente capacitado y bien instruido en las Escrituras, una mujer que tenga esa calificación de maestras puede enseñar en su grupo hasta que llegue a haber un varón capacitado que pueda fungir como Pastor o Cabeza del grupo. Recordemos que la función de profetiza tiene que ver con una actividad relacionada con el cántico y la danza y otras funciones como medio para transmitir un mensaje. ( Por ejemplo, Ana) . Pero nunca el caso de ser cabeza de una comunidad o grupo basado en la Torah.

No aparece en ningún texto, incluido el Pacto renovado el caso de mujeres como cabezas de grupo o Asamblea local.

El caso de Libia, nos deja ver una mujer consagrada que ofrece su casa. Pero no es definida como una líder o directora de un grupo. En el caso de que una comunidad o Asamblea quede humanamente acéfala, sin cabeza, una mujer con liderazgo, tomara el papel de “organizadora” mientras llega un varón líder señalado y experto en la Palabra. Esto no significa machismo. Significa obediencia al orden jerárquico establecido por el creador de los seres humanos y el universo.

Lo que se va a exponer a continuación, a “MUCHOS LLAMADOS” no les va a gustar. Sobre todo a algunas mujeres. Mas sin embargo, “los que tengan oídos para oír.” ……

​Veamos algunos temas al respecto:

1.- Leemos en Génesis 1 que Yahweh creó al hombre a Su “imagen y semejanza.” Luego creó a la mujer del hombre, siendo este imagen y semejanza de Yahweh. Comprendemos claramente en el relato más detallado de Génesis 2, que a cada uno Yahweh les dió roles diferentes, otorgando al varón el papel de liderar y de cuidar de la mujer, y a la mujer el papel de ser su ayuda idónea. Esta diferenciación es percibida por el emisario Shaul en el orden en que fueron creados (primero el hombre y después la mujer, ver 1 Corintios 11:8) y en el propósito para el cual fueron creados (la mujer fue creada por causa del hombre, 1 Corintios 11:9). La igualdad de creación, por tanto, no anula la diferencia de funciones establecidas en la misma creación.

« 1 Co 11: 8 Además, el hombre no fue creado a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre. »

« 1 Co 11: 9.   Porque el hombre no procede de la mujer, sino la mujer del hombre. »​

2.- En la Escritura es evidente que la subordinación femenina tiene su origen desde antes de la caída, aún en el mismo momento de su creación. Es por eso que el hombre no fue hecho de la mujer, sino la mujer fue hecha del hombre. El hombre no fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del hombre (1 Corintios 11:8,9).

Recordemos los siguientes efectos de la maldición impuestos por Yahweh después de la caída del ser humano, observando que aún continúan en vigencia:

La muerte

El sufrimiento en el trabajo

El parto multiplicado y doloroso de las mujeres.

Los roles diferenciados del hombre y de la mujer fueron determinados en la creación, desde antes de la caída, y observamos que continúan siendo válidos en la actualidad.​

Lo que enseña y hace la genuina Asamblea es tomar como ejemplo esta relación de sumisión—que está aun vigente en la relación entre el hombre y la mujer—para que la misma sea implantada en amor y edificación mutuo, y refleje la perfecta relación que existe entre el Mashiaj y Su “Esposa” la Asamblea.

3.- ​Hay abundantes pruebas en la Escritura de que las mujeres desempeñaron papeles cruciales, ocupando funciones destacadas y siendo instrumentos de bendición para el pueblo de Yahweh. Estas pruebas demuestran la tremenda importancia del ministerio femenino, mas nó la existencia de un supuesto ministerio femenino de autoridad ordenado o establecido como mandato. En la Torah ninguna mujer fue apóstola, pastora, presbítera o evangelista. Nuestro Amo y Salvador Yahoshua no reclutó a ninguna mujer para ser apóstola ( emisario= Persona que lleva un mensaje = emisario)

Notas: Usamos expresiones acorde generalmente a las personas que pertenecen a las denominaciones, las cuales suelen discutir este tema. Este tema ni en el judaísmo, ni en el judaísmo mesiánico, ni las comunidades israelitas, nazarenas y otras, es tomado en cuenta siquiera, como tema de discusión. Aunque algunas versiones muy modernas de estos grupos, están considerando al igual que las denominaciones, este tema.

Los requisitos para ser pastor—mencionados en 1 Timoteo 3 y en Tito 1—dejan muy claro que el pastoreo era una función ejercida exclusivamente por los varones. Y sus respectivas esposas—en el caso de los lideres que sean casados—los pueden acompañar y asistir. Pero el hecho de que en la temprana Asamblea del 1er siglo muchas mujeres fueran extremadamente activas y celosas, y ejercieran muchas y diferentes actividades y servicios a favor de los hermanos y lideres , no trae como corolario que ellas hayan sido, o tengan que ser, ordenadas para servicios como directoras, lideres o cabezas de grupo.

En la Torah aparecen mujeres como Hulda, Débora, Priscila y Febe que ejercían como líderes y ejercían autoridad. ¿Puede ser esto prueba escritural suficiente para la ordenación de mujeres como cabezas de grupo?

El hecho de que la Torah describa cómo Yahweh usó a determinadas personas en épocas específicas para propósitos especiales, no hace de ello una ordenanza o un mandamiento.

Recordemos la importante distinción entre lo funcional y lo normativo en la Escritura. Sin duda alguna, Yahweh usó al falso profeta Balaam (Número 22:35) y hasta a una burra para transmitir Su Palabra en determinado momento histórico (Números 22:28; 2 Pedro 2:16), pero estas raras excepciones no nos autorizan a implantar en la Asamblea esas cosas como sana doctrina. El desobediente rey Saúl también profetizó en varias ocasiones (1 Sam. 10:10; 19:23), al igual que los mensajeros enviados a Samuel (1 Sam. 19:20,21).

¡La descripción de estos casos para nada establece una norma a ser seguida por las Asambleas en la ordenación de sus oficiales! El hecho de que Yahweh transmitió Su mensaje a través de una mujer o de una burra, o de un hereje, no hace de ninguno de ellos un oficial en la Asamblea.

Hay otros requisitos en los Libros del Pacto Renovado para los puestos oficiales conforme a lo que leemos en las especificaciones explícitas de 1 Timoteo 3 y Tito 1.

Otro punto importante es que los profetas del antiguo Israel no recibían un oficio mediante la unción e imposición de manos para ejercer con autoridad un puesto oficial y reconocido por todos los del pueblo santo. Los reyes y sacerdotes, por el contrario, eran ‘ordenados’ para aquellas funciones, y las ejercían con autoridad y con el reconocimiento del pueblo. Por eso en la Torah no existe tal cosa como “sacerdotizas ‘ordenadas’” en Israel, por lo menos en las épocas cuando prevalecía la adoración verdadera. En nuestros dias estas practicas, de “ordenar” mujeres en puestos de liderazgo, puede verse en algunas comunidades, exoticamente sorprendentes.

Tomemos los ejemplos mas mal-utilizados y veamos las cosas a la luz de la Torah y a través de los ojos de Yahweh:

  • Hulda fue una profetisa en Israel, recibiendo consultas en su casa (2 Reyes 22:13-15).
  • Déborah, quien fue juez en Israel en una época en que no había rey en Israel, y en todo ese tiempo tampoco funcionaba el sacerdocio levítico –– y por eso la Palabra es clara y contundente diciendo varias veces que “en aquellos tiempos, como no había rey, todos hacían lo que bien les parecía a sus propios ojos.” El ministerio de Déborah no fue otra cosa que una vergonzosa denuncia de lo débil y de la falta de valor de los hombres de su época (Jueces 4:4-9; compare con Isaias 3:12).
  • Priscila. Su liderazgo parece evidente, sin embargo, es bastante menos evidente que ella fuera pastora o presbítera.
  • Febe. Veremos sobre ella más adelante.

Podría parecer a algunos supuestos maestros y maestras que el patriarcado, conforme a lo que encontramos en la Escritura, especialmente el Tanakj (mal llamado “Tanak ( A.T.) “), es una institución nociva y perversa, que denigra y humilla a la mujer.

Veamos:

El patriarcado, tal como lo encontramos en la Sagrada Escritura, y especialmente en los libros del Tanakj o “Tanak ( A.T.) ,” no es simplemente una afirmación de la masculinidad como algunos quieren hacer ver, ¡no es jamás sinónimo de dominio del macho o de un sistema de valores en el cual el hombre trata a la mujer con desprecio, desvalorándola y super-valorándose a sí mismo! ​

El patriarcado es el sistema en el cual los padres cuidan de sus familias. Por tanto, la imagen del padre en el Antiguo Pacto no es primeramente de aquél que ejerce autoridad y poder, sino de aquel que ejerce amor adoptivo, mediante lazos de bondad, de servicio y de compasión. Solamente en las Escrituras hebreas podemos encontrar a un Elojim Padre Todopoderoso y Todo-amoroso y Todo-bondadoso. Los patriarcas reflejan la paternidad de Yahweh, aunque muy pobremente en algunos casos.

El Elojim de los hebreos Yahweh, no es como los elojim (baales) irresponsables masculinos de las culturas paganas alrededor de Israel, porque Él jamás abandona a Sus hijos que engendra, al contrario, El los cuida, y los patriarcas siguen el ejemplo de Yahweh.

http://www.regresandoalasraices.org